Saltear al contenido principal
01 (55) 5606 1883 56.06.27.58 55.74.32.28.18 contacto@natacionmorsas.com
NATACIÓN EN EL PACIENTE CARDIOVASCULAR

La natación es un deporte cíclico (se repite secuencia de movimientos) de moderada carga dinámica y estática a nivel competitivo.

En pacientes cardiológicos, cuando hablamos de deporte-salud, sin competición, puede considerarse que está entre los más recomendados, debido a que en su ejecución se mueven grandes grupos musculares y podemos controlar más o menos la intensidad y la duración del mismo, ya que somos nosotros mismos (o lo ideal un entrenador que conozca nuestra patología) los encargados de planificar el entrenamiento. Aunque cada paciente tiene sus particularidades, vamos a comentar ciertas consideraciones generales de la natación:

  • Si practicas natación a nivel competitivo la aptitud te la debe dar tu médico dependiendo del problema de corazón que presentes. Si tienes algún tipo específico de QT largo es muy importante que consultes con tu cardiólogo, porque es posible que tengas contraindicada la natación.
  • Para que la natación sea cardiosaludable debes saber nadar razonablemente bien (ya no estamos hablando ni siquiera de la técnica). De lo contrario, el esfuerzo físico que conlleva y el estrés adicional de mantenerte flotando puede hacer que se convierta en una práctica peligrosa ante determinados problemas de salud.
  • La mariposa es un estilo exigente en el que es imprescindible controlar perfectamente su técnica, por lo que salvo ciertas excepciones, no suele estar indicado en enfermos de corazón (como siempre hay que individualizar los casos dependiendo de la gravedad de la patología y del nivel del deportista).

Beneficios de la natación en pacientes cardiológicos:

  • Como casi todos los deportes ayuda a controlar los factores de riesgo: hipertensión arterial, hipercolesterolemia, diabetes mellitus y obesidad.
  • Disminuye los niveles de estrés y ansiedad (otra característica en común que tienen casi todos los deportes).
  • Ayuda a mantener un adecuado tono muscular. Conforme avanzamos en edad vamos perdiendo masa muscular, lo que provocará que en un futuro disminuya nuestra calidad de vida al no poder realizar incluso las actividades más básicas. Cualquier medida preventiva para evitarlo influye de manera positiva en nuestra salud.
  • Al tratarse de un deporte cíclico, como hemos comentado previamente, nos permite planificar de manera individualizada según nuestras condiciones físicas y problemas cardiológicos la sesión de entrenamiento.

Consideraciones particulares de la natación en pacientes cardiológicos:

  • Si acabas de padecer algún tipo de enfermedad cardiaca y vas a retomar la actividad física es preferible que comiences previo a la natación con otro deporte que esté fuera del medio acuático, como andar, caminar, bicicleta…para evitar posibles complicaciones.
  • Si tienes algún tipo de patología que pueda requerir una urgencia, como por ejemplo determinados tipos de arritmia, es mejor que entrenes en piscina que en mar abierto, ya que te permitirá salirte del agua rápidamente y solicitar ayuda en el caso de que te encuentres mal.
  • En todo paciente cardiológico el entrenamiento debe ser individualizado según sus particularidades. Debido a las dificultad de la técnica es buena idea que seas asesorado por un entrenador. Si conoce tu enfermedad podrá adaptar el entrenamiento a tu caso y vigilará que los movimientos en cada estilo estén bien realizados.
  • Si tu entrenador o tu médico te propone planificar tus zonas de entrenamiento según datos de frecuencia cardiaca, la mejor manera de hacerlo es realizando una ergoespirometría (prueba de esfuerzo con consumo de gases) y ajustar la frecuencia cardiaca a cada modalidad deportiva, en este caso la natación, para al menos tener alguna referencia para comenzar. Debes tener en cuenta que este deporte taquicardiza menos que la carrera y más que el ciclismo (algo importante dependiendo si la prueba de esfuerzo la haces en tapiz o en cicloergómetro).
  • Debes vigilar que tanto el comienzo del entrenamiento como el final se hagan de manera progresiva.
  • Sobre todo en piscinas cubiertas, el ambiente fuera del agua suele ser más bien caluroso, lo que aumenta el riesgo de que personas susceptibles tengan síncopes (pérdida de conocimiento) de causa vasovagal (normalmente bajada de tensión).
  • Intenta combinar los diferentes estilos, evitando mariposa, sobre todo si no estás acostumbrado a hacerla y no conoces la técnica.

Precauciones especiales:

  • Respeta la estructura general de entrenamiento y cumple la planificación del entrenamiento según tus condiciones de salud y físicas particulares.
  • Como siempre intenta usar material técnico específico de natación.
  • Como en todos los deportes, en caso de presentar algún tipo de enfermedad, respeta la hora de las comidas y el descanso posterior (aunque no necesariamente tiene que afectarte al proceso de digestión).
  • Mantén una adecuada hidratación.
  • Protégete del sol en caso de estar al exterior.
  • No te olvides de los tapones si eres propenso a las otitis.
  • Aunque resulta bastante lógico, vigila la profundidad si piensas tirarte de cabeza.

 Por: https://fundaciondelcorazon.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

×Close search
Buscar